El tema de discusión actual en la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) lo constituye el famoso Banner que es la plataforma cibernética que se utiliza para el manejo de la información de la universidad, se dijo en un principio que esta plataforma serviría para automatizar la academia, pero no ha sido así, y los hechos actuales y pasados lo demuestran.-

En estos momentos se discute una supuesta licitación en donde se pretenden seleccionar de dos opciones de software privativo, las cuales fueron precalificadas a modo de dedo, para una plataforma de ERP Financiero y de Recursos Humanos, y viendo ese título, entendemos que la academia quiere adquirir un software para el manejo de sus finanzas y de los recursos humanos, pero deja de lado el tema de un software que no ha sido correctamente implementado para lo que exige una academia de altos estudios como la UASD, sobre todo cuando para un estudiante poder inscribirse tiene que hacerlo en horas de la madrugada, esos los que pueden tener conexión a internet en sus casas, ¿y los que no pueden? ... donde quedan ... ¿sin recibir el pan de la enseñanza?

La Fundación Dominicana de Software Libre, entidad no gubernamental que está ocupada de velar porque en las instituciones del Estado Dominicano se utilice software libre, ha investigado sobre el tema de los software's de manejo de información universitaria, y se ha encontrado con el utilizado por el Ministerio de Educación de la República de Argentina, que nada tiene que envidiarle al Banner, ni a SAP, ni a Microsoft Dinamycs (Axapta), ni a Exactus, y posee los módulos financiero, de recursos humanos, inscripción de estudiantes, exámenes, asistencia, notas, etc.

Pero personas dentro de la academia, entienden que lo que funciona para ellos es comprar un software de una marca, que sea caro, se vea bonito y supuestamente funcione, y esto es por desconocimiento, falta de iniciativa de investigación, falta de altruismo, vicios académicos, y sobre todo por defender intereses fuera de la academia por pingues beneficios como ha ocurrido siempre, con lo que estas personas quieren apostar a la implementación dando click, siguiente y siguiente, de un software enlatado, y así gastar los exiguos fondos del presupuesto en la compra de bienes caros, sin siquiera someterlo a una seria discusión.

Por otra parte, la UASD tiene en la Facultad de Ciencias, la escuela de Informática, en donde hay un cuerpo profesoral que imparte docencia para formar licenciados en informática, y nos asaltan varias preguntas, a saber: 1.- ¿Acaso no confían los profesores en el talento que poseen sus alumnos? 2.- ¿Es que los profesores no poseen la preparación para hacerle un desarrollo propio a la UASD? 3.- ¿No sería un Currículum el desarrollar una aplicación para la UASD? 4.- ¿Se tiene miedo a la falta de planificación institucional? 5.- ¿Porqué no se invierten la mitad de esa licitación en recursos humanos para gestionar un desarrollo propio? 6.- ¿Porqué a la UASD todo le cuesta el triple?

No queremos responder este cuestionamiento, pero sí queremos decir que el problema en su mayoría tiene que ver con la politiquería barata que pulula en la UASD desde los años 60 más en perjuicio de la academia que en su beneficio, y usando el tema de la autonomía como escudo para evitar ser cuestionados y haciendo del presupuesto de la academia lo que les viene en ganas·-

Si la UASD está dispuesta a casarse con la gloria, el suscrito y La Fundación Dominicana de Software Libre, con la comunidad nacional del software libre estaremos dispuestos a orientar y acompañar a la UASD en esa empresa que resultará más digna que comprar un software privativo, enlatado y dependiente de una empresa para su implementación y desarrollo.