Por Antonio Perpiñan, el miércoles, 21 de diciembre de 2011 a la(s) 15:10 ================================================

Sociedades como la nuestra se encuentran afligidas con problemas desde el narcotráfico, hasta el combate del hambre y enfermedades vencidas hace ya más de medio siglo. Ahora enfrentamos otro con el desarrollo tecnológico y los avances de las tecnologías de la información. Nuestra sociedad se encuentra cada día más y más en conflicto causado por los dilemas éticos producidos por el uso de las tecnologías. El tema del uso ético de las computadoras es un asunto que debe preocupar cada días mas a nuestra sociedad; una gran incertidumbre es el impacto que esto tiene sobre nuestros valores no solo éticos y morales sino los relacionados con la privacidad y la seguridad, como ademas de nuestros derechos fundamentales como ciudadanos.

La relación que existe entre la privacidad y la seguridad es precaria. En esta era de la necesidad y de la dependencia digital para llevar acabo las tareas cotidianas, muchas personas en todo el mundo están preocupados por el potencial de perdida de privacidad y derecho que ocurre cada vez que una nueva legislación es aprobada y con cada avenir de nuevos descubrimientos tecnológicos. Otros se encuentran aún mas preocupados por el constante asecho de las entidades gubernamentales y privadas para proteger los derechos de los fabricantes de softwares y productos tecnológicos a costo de nuestra privacidad. Los efectos del mercadeo que lleva a los ciudadanos a creer que deben poseer todos los avances tecnológicos disponibles para poder pertenecer a una élite informada crea niveles de ansiedad y lleva a las personas ha la disyuntiva de tener que adquirir estos artefactos electrónicos a cualquier costo, aunque sea ilegitimo. Esta necesidad artificial le crea una confusión al tener que determinar cual valor es mas importante el no tener el bien o medio tecnológico o mantener su valor personal de hacer lo correcto sin importar el costo.

Al examinar este tema, es importante entender la relación entre la tecnología y la ética. La tecnología nos da mucho poder y al final se reduce a si debemos usar varias tecnologías simplemente porque están disponibles, o profundizar y evaluar todas las posibles consecuencias que pueden potencialmente resultar de su uso. Con cada tecnología que es usada, eventualmente habrá un intercambio de valores que tendrán que ser llevados acabo.

Por lo general, la mayoría de las personas poseen valores personales considerados buenos, y aunque el significado de los diferentes valores pueden diferir dependiendo del punto de vista, esto no reduce el hecho que estos valores frecuentemente se contradicen y a menudo se nos hace difícil para nosotros escoger entre estos valores el que consideramos “mas apropiado”. Para nosotros cumplir nuestros objetivos, nosotros debemos decidir cuanto estamos dispuestos a sacrificarnos y que desventajas estamos dispuestos a absorber para poder obtener el beneficio de sentirnos bien.. Obviamente con la importancia de la tecnología en nuestras vidas, vamos a necesitar entregar parte de nuestra privacidad para poder elevar nuestros niveles de seguridad y protegernos de los peligros a que estamos expuestos, pero ¿cuando es entregar demasiado? Muchos ya consideran que que los métodos de seguridad actualmente implementados dominan nuestras actividades y llega al punto de el “Gran Hermano” de George Orwells vigilándonos sobre nuestros hombros, los defensores de estos métodos de seguridad argumentan que sin estas provisiones estaríamos comprometiendo nuestro bienestar. Existe una marcada división entre nuestros valores y la decisión "correcta" y hoy día es una muy difícil decisión a tomar. Es indiscutible que todos estamos amarrados a una identidad o denominadas en ingles ID, nombre de usuario, correos electrónicos, o identidad de Facebook; en el futuro es muy probable que estemos enlazados a una identificador biometrico que complicará aún mas las cosas.

¿Puede llegar a ser que la integración de tecnologías para asegurar nuestras vidas un día sin aviso previo se convierta en nuestro enemigo y ponernos en mas riesgo que el que calculamos? Con las inmensas base de datos que el sector público y privado al almacenado, y toda esta bendita información, ¿Qué sucedería si toda esta información fuese comprometida y expusieran nuestra información personal, pero que arrodillaran gobiernos y empresas. Hemos cedido mucha responsabilidad y dependencia tecnológica, que sucediera si fuésemos expuesto a un ataque masivo contra estos bancos de información.

La disputa entre privacidad y niveles de seguridad continuará mientras mas nos adentramos en este viaje tecnológico que apenas empezó realmente en el 1993 con la liberación de Internet. Encontrar el balance entre privacidad y seguridad no es nada fácil, pero ojala en el viaje podamos balancear y sostener este precario balance.