En estos tiempos de crisis, los países de esta parte del mundo, los que se conocen como paises pobres, han adoptado de cara a las nuevas tecnologías una política de estado que define el interés público de esos países, pero resulta que la República Dominicana es la excepción, aca no existe una definición de cual es el tipo de software que debe de ser utilizado en las instituciones públicas del estado, y en las educativas, obviando el hecho de que nuestro país está colocado en la lista negra de los países violadores de los derechos de autor, gracias a que se permite a una entidad privada sin soporte legal el que se dedique a evaluar a nuestro país, que tiene muchas necesidades y nuestros políticos poco han hecho para arreglar el estatus quo de la nación.

Dado la dejadez de nuestros entes de decisión no existe ni siquiera una política definida en cuanto al respeto a los derechos de autor, pero lo más grave es que en ese punto estamos anclados al derecho de autor del siglo XIX, ahí se ha quedado estancada la cultura jurídica de la nación, y solo unos pocos son los que se han preocupado por escudriñar los nuevos modelos de derechos de autor y sus bondades y ventajas para países como el nuestro.

Los esquemas de licenciamiento privativo adoptados por el Gobierno Central de la República Dominicana socaban el presupuesto, ya que hay que destinar más de 100 millones de pesos al pago de licencias de software según datos obtenidos por la comunidad del software libre de la República Dominicana a través de la ley de acceso a la información pública, entonces se genera la interrogante de que hacer, y la respuesta es sencilla, implementar software libre en los organismo del estado, o revisar donde se ha vendido software libre como software cerrado y empezar a levantar expedientes de corrupción por robo al herario público y los dineros de los contribuyentes.

En la educación la situación es más grave, dado que el Minsterio de Educación atraviesa por una crisis en donde se estan cuestionando los negocios usados en los textos integrales y el desayuno escolar con la intoxicación de los niños por la ingesta de un suero lacteo en lugar de leche, cosas así revelan y ponen en evidencia la debilidad institucional en el país.

SOLUCIONES:

Para tener una educación acorde a los requerimientos de estos tiempos hay que reformular el pensum escolar en los tres niveles y revisar los pensum's de las universidades unificando los pensum's de carreras clasicas, y diversificando la creación de carreras técnicas, y dado que los sistemas de computación son herramientas tecnológicas necesarias para el desarrollo de las carreras técnicas hacer una implementación educativa basada en la enseñanza de aplicaciones de software libre que permitiran a los estudiantes, profesores y demás usuarios hacer un uso ético, legal, profundo e integral de esas aplicaciones y se ayudará moralmente al país a salir de esa lista negra en la que lo ha metido un apendice de la empresa más violadora de derechos de autor en el mundo.